lunes, 2 de septiembre de 2013

DOSSIER: Hooligans un poco de historia II

¿Por qué nace la leyenda?

La fama de los hooligans extendida por Europa durante los años 70 y 80 por los ingleses durante las competiciones europeas arrasando medio continente, especialmente Holanda y Bélgica hicieron que el resto de Europa viera el movimiento hooligan y lo adaptaran a sus propias gradas.

Pero no es una fama gratuita, desde luego.Veamos algunas de las mayores hazañas hooligan que ayudaron a crear la leyenda.

Por ejemplo, En 1967, los hooligans del Red Army se enfrentaron con el Inter City Firm en Upton Park. La emboscada de los visitantes fue conocida como “La Batalla de East End; los del Manchester sorprendieron por llevar afuera una enorme cantidad de gente, en muchos casos más de lo que los locales tenían, uniéndoseles gente como los Red Cockneys, quienes viven en Londres.

Algo más serio fue lo ocurrido en la temporada 1974-1975, cuando gente de la Red Army, junto a los Cuckoo Boys y al Bolton Service Youth (la firm del Bolton Wanderers), apuñalaron, en Bloomfield Road, a un joven seguidor del Blackpool.

Este asesinato es el que dio comienzo al hooliganismo más violento y criminal.

Todavía en los años 80, los Reds se volvieron a enfrentar con los Die-Hard del West Ham y a pesar de su inferioridad numérica lograron superar a sus rivales. La mayoría de los asaltantes del East End llevaban sombreros y ropa oscura se les ocurrió ponerse el apodo de “Hombres de Negro”. A diferencia de otros hooligans, que hace tiempo que abandonaron los colores del equipo en favor de la ropa de diseño para evitar ser detectados por la policía, los Hombres de Negro hacen alarde de su uniforme de siniestro.

Considerados los más viejos, más fuertes y están mejor organizados que las numerosas firmas de todo el país, muchos de sus miembros mayores de edad aún están prohibidos por una orden de no ingresar al estadio por 30 años.

A mediados de 1985 sucede algo clave para el movimiento hooligan; La cadena satelital SKY, compró los derechos televisivos y a los representantes de las firmas no les dejaron mas opción que ver fútbol desde sus casas o en barres ya que las entradas para los encuentros se dispararon.

Las hazañas de las diferentes firms del Milwall son numerosas; a destacar la llamada, ‘Tropa F’. Su cántico favorito lo dice todo: “Nadie nos quiere, pero no nos importa”

También en ese año, en Cuartos de Copa Inglesa, –el Millwall no ha llegado nunca tan lejos en la competición -. Tras caer derrotados, el campo de fútbol se convirtió en una batalla campal. Los aficionados arrancaron y lanzaron más de setecientos asientos del campo. Durante la batalla, un policía tuvo que ser reanimado en el centro del campo.

La falta de dinero para costearse la asistencia periódica a los estadios y desplazarse a otras ciudades, junto a los controles policiales estrictos y nuevas leyes anti-hooligan, desinflaron el movimiento hooligan.

Otro mazazo al movimiento hooligan, uno de los mas duros, fue lo que sucedió tras la final de Copa de Europa de 1985, conocida como 'la tragedia de Heysel; 39 personas perdieron la vida gracias a un grupo de radicales del Liverpool que cargó sobre la grada de la Juventus. El muro no aguantó y se derrumbó. La tragedia provocó que los equipos ingleses fuesen excluidos durante 5 años de las competiciones Europeas.

El remate final vino con la Premier League en 1992, proyecto ideado para frenar la violencia, cambiar la imagen y sanear la base social del fútbol, diluyendo la presencia de un público eminentemente obrero y masculino, para atraer a los estadios a familias y gente de  un estrato social superior.O sea, un asco.

Mark Perryman, profesor universitario y autor del interesante libro "Ingerland" , considera que el fútbol "se ha alejado de sus orígenes". Y precisa un poco más: "Si antes era algo exclusivo de la clase obrera, ahora el interés por este deporte se ha diversificado, sobre todo desde la Eurocopa del 2000".



Este estudioso del fenomeno hooligan tambien afirma que entre los nuevos seguidores, Perryman incluye a "mujeres, familias y personas de color". Esta es la cara positiva del cambio. La negativa? "Que se ha vuelto demasiado caro, incluso inaccesible para los miembros de la clase obrera".

RIVALIDADES HISTÓRICAS
ICF (West Ham Utd)-MILWALL

Un par de vìdeos ilustrativos...



Los vinculos del West Ham con la violencia en el futbol se remontan a los inicios de la década de los 60, con el emplazamiento de The Mile End Mob (nombre de una zona particularmente difícil del East End de Londres)

Durante los años 70 y 80 (principal periodo de organizacion de la violencia en el fútbol), el West Ham fue importante por los actos de vandalismo de sus hooligans, y el enfrentamiento constante con aficiones rivales y policia

La Inter City Firm fue una de las primeras "casuals", llamada asi porque no vestian ropa relacionada con el futbol para evitar el control por parte de la policia. Se desplazaban a los partidos de fuera en los trenes regulares ''Inter City", en vez de hacerlo en unos trenes mas baratos organizados por la policia, los ''Football Special''.

Entre sus filas se cuenta al hooligan mas conocido de Inglaterra, Cass Penantt, y sus mayores rivales fuera de Londres son los Red Army de Manchester, Zulu Warriors de Birmingham y las Urracas del Newcastle.Los Inter City Firm tambien guardan especial mala relación con tres equipos del fútbol londinense: Tottenham Hotspur, Arsenal y Millwall.
ICF

Y aunque nunca se posicionaron de forma clara ya que en aquella época y en la escena hooligan inglesa la política es algo secundario,  muy nazis no debían de ser si tenían a negros en su firm codo con codo.En la actualidad, en su grada se junta gente de toda ideología.

Cass Pennant (ICF)

El hooliganismo del West Ham se puso de nuevo en primer plano con la película de 2005 "Green Street Hooligans" (una alusión a la carretera en la se encuentra Boleyn Ground) representa a un estudiante Norteamericano que se involucra con un grupo asociado al West Ham, enfatizando en la rivalidad con el Millwall, y , de nuevo,en 2008, con la película basada en la vida del conocido ex hooligan Cass Pennant.

MILWALL
Millwall nació casi a la par que el fútbol en Inglaterra, en 1855, en la isla de los Perros, una lengua de tierra bañada por el Támesis que albergó el puerto de Londres hasta 1982. A finales del siglo XIX, las llamadas docklands (tierra de muelles) eran un paraíso económico, sede de empresas manufactureras de comida, latas, salazones, tabaco y cerveza. Entre ellas se encontraba la fábrica de conservas C&E Morton, una firma que se fundó en 1849 en Aberdeen (Escocia) para proveer comida envasada a los barcos. Una vez en Inglaterra, algunos de los trabajadores de la fábrica formaron un equipo de fútbol, el embrión de lo que más tarde sería el Millwall.

Desde sus inicios, nunca se caracterizó por un juego de calidad. Pasó fugazmente por la Premier en la temporada 1987-88 tras más de 100 años en Segunda. En la temporada 2004-2005 bajó a Tercera. Sin embargo, todos los británicos conocen al Millwall por su mala reputación. Incluso en la propia web del equipo, en la sección de historia, puede leerse: "El Millwall siempre ha estado en la superliga de la violencia, pero en la liga menor del fútbol".

Perryman califica a los seguidores del club de "muy duros", y el veterano hooligan del Milwall,Matt Scott explica: "Aunque la actual presidencia del club se ha esforzado en borrar esta reputación, lo cierto es que sobre el Millwall pesa todavía un elemento racista y hooliganista que repele a la gente de clase media".
Millwall´s Hooligan

El lema y título del himno del club es "No gustamos a nadie, pero no nos importa" . Y su historia está repleta de incidentes, desde los lejanos y violentos enfrentamientos con el West Ham en 1900, hasta el destrozo del campo del Luton en 1985 o los dos cierres del New Den, nombre del nuevo estadio, que se inauguró en agosto de 1993. Algunos de estos episodios comportaron la introducción de cambios en la legislación inglesa. Se obligó a estar sentado durante el partido, a algunos seguidores se les prohibió viajar con el equipo y con la selección nacional, se introdujeron medidas de identificación personal, se empezó a registrar bolsas y a cachear personas y se clasificó los partidos en tres categorías, según el riesgo de desórdenes.

MATT SCOTT
Sin embargo, lo más significativo de todo esto para Scott es el orgullo con el que los seguidores se referían, y algunos se refieren todavía, a la violencia. "Lo que nos diferencia de los otros equipos, incluso del West Ham, es la pasión con la que apoyamos al equipo; nuestra lealtad y dedicación", explica Patrick en el pub en el que se toma, a las 12 de la mañana de un sábado, la 
tercera pinta de cerveza. "Somos la afición más intimidatoria. Todos los equipos contrarios nos temen", presume Kevin. Según Scott, "tanto el Millwall como el West Ham quieren ser vistos como el más fuerte. Su rivalidad viene de antaño. Por una parte, es algo local, y por otra, es laboral, pues los seguidores del Millwall vienen de la isla de los Perros, zona de estibadores, y los del West Ham, del sector del metal". Aunque también está la tesis de que tanto odio vendría de una huelga general, allá por los años 60, que el Millwall apoyó y que el West Ham no secundó.

Otra de las teorías, recogida en la página web del club, sitúa el inicio del hooliganismo precisamente en el año en que Inglaterra ganó la Copa del Mundo, en 1966, cuando al jugador del Millwall Len Juliens le hicieron un corte en la cabeza al lanzarle una moneda de un penique. Los autores de la web oficial del club afirman que el hooliganismo entre sus filas nació así a finales de los 60: "Entre jóvenes materialistas que no tenían servicio militar que hacer ni guerra que luchar y que se dedicaban a vagabundear por los guetos de la ciudad".

En Millwall no hay tregua. " Y que esperas? Esto es el sureste de Londres, un área dura, de estibadores, entiendes? Esto no es Chelsea, allí hay dinero...", dice Dise, que lleva en el cuello una cadena de oro del Millwall. El comedor de su casa está decorado con fotos de los jugadores, con camisetas enmarcadas firmadas por la plantilla, con el balón que utilizó el equipo en la final de la Copa Federación de 2004 y con fotos de Nicola, una de sus dos hijas, en el estadio con los jugadores. Para él, Millwall es mucho más que fútbol: "Es como cuando lanzas una piedra en un estanque y se forman ondas.

Tal es la importancia que le dan a todo lo que rodea a su club,que cuando crearon en 1993 el nuevo estadio del equipo – The New Den Stadium – los aficionados desmantelaron el anterior campo durante el último encuentro y se llevaron gran parte del césped, las butacas, las placas...

El odio West Ham-Milwall; El derbi violento de la clase obrera londinense
En la década de los años 60, el este de Londres vivió una huelga general que causó la división de dos sectores dedicados a la metalurgia. Por un lado, se encontraban los empleados de la zona de estibadores(dockers), que apoyaron con fervor la huelga. Sin embargo, los trabajadores del sector del metal se negaron a secundar dicha manifestación, lo que dio lugar a una eterna y violenta rivalidad, focalizada en dos claros grupos, que encontraron en el mundo ‘hooligan’ del fútbol la perfecta excusa para destapar los trapos sucios y curar viejas heridas del pasado: los seguidores del Millwall (zona de estibadores) y los seguidores del West Ham United (sector del metal).

Una cosa si queda clara ; aunque desde sus inicios, la mayoría de equipos de la zona de Londres eran de origen obrero; durante las dos últimas décadas, West Ham United y Millwall han quedado consolidados como los máximos - y únicos - exponentes del movimiento obrero en la capital del Reino Unido.

Desde aquel entonces, Millwall y West Ham United han ocupado más páginas en los diarios deportivos y en  Internet por sus pésimas relaciones y situaciones violentas cada vez que se enfrentan que por sus victorias en el campo.La rivalidad entre ambos equipos no viene por tintes políticos,como sucede en la mayoría de los casos en Inglaterra ( no es lo habitual en otros paises).

Uno de los mas sonados y ultimos episodios de violencia entre ambos grupos se vivio en 2009 cuando los equipos se enfrentaron en la Copa de la Liga;el West Ham fue multado con 115.000 libras y se le ordenó pagar 5.000 £ de costos por tres invasiones de campo por parte de sus seguidores durante el parrtido.

El balance de la trifulca se saldó con una puñalada en el pecho y varios traslados al hospital por lesiones menores, además de una decena de detenciones por parte de la policía,ya que los numerosos efectivos policiales desplegados para el encuentro no pudieron evitar el enfrentamiento entre los hooligans del West Ham y el Millwall, que comenzó por las provocaciones lanzadas de un lado a otro y la invasión del campo , en tres ocasiones, de varios hinchas mientras se jugaba el partido, lo cual provocó la suspensión del encuentro y el inicio del caos.

Los incidentes se prolongaron durante las cinco horas posteriores al encuentro en los aledaños del estadio, donde varios cientos de hinchas del West Ham se habían congregado para lanzar botellas, bengalas y latas a los policías.

La opinión de los agentes,es que los enfrentamientos estaban previamente planeados por grupos rivales de ambos equipos.

El entrenador del West Ham United en aquella epoca, Gianfranco Zola, no ocultó su incredulidad al revisar las imágenes de lo sucedido. "He jugado al fútbol durante siete años y nunca vi nada parecido. Realmente, esto no es bueno para el fútbol", declaró el técnico. Posteriormente, el club emitió un comunicado en el que, tras condenar los sucesos, promete "tomar las medidas más fuertes contra cualquier responsable que encuentre la policía".

Por su parte, su homólogo en el Millwall, Kenny Jackett aseguró que ningún aficionado de su equipo invadió el terreno de juego durante los incidentes.

Por cierto,esto último no se lo cree ni él.....

No hay comentarios:

Publicar un comentario